Blog - Vidas de café

Vaya al Contenido

Al destino

Vidas de café

El destino de cada uno es el resultado de infinitas decisiones más o menos acertadas, pero vividas todas ellas conscientemente con plenitud.

Sigo aquí, sin rendirme.





Esperando que lleguen mis golondrinas, mi renacimiento, mi ola, para subirme al tren de mi evolución.
Espero sin estar parado, con mis valores, con mi día a día, con buena actitud, sin obsesiones.

Vivo cada momento, cada dificultad, cada alegría, con compañía, con soledad.
Vivo con amor, conmigo mismo, con tod@s l@s que se cruzan por mi camino, con mis demonios y con mis ángeles.

Siento en y por todos los sentidos, olores, recuerdos, noches frías y cálidas, épocas de salud y de enfermedad.
Siento vida en cualquier lugar, abarrotado o solitario, siento mis éxitos y fracasos, con la intensidad que merecen.

Aprendo de lo bueno y de lo no tan bueno, de los más pequeños y de los mayores.
Aprendo con lo que veo, de lo que tengo a mi lado y de lo que está a miles de kilómetros, de cualquier insecto, de las piedras, de la vegetación, de los cambios climáticos, de tí, de vosotr@s.

Experimento con todo lo que aparece en mi destino, sin miedos, sin barreras, con respeto.
Experimento experiencias, propias y ajenas.

Escucho mi voz interior y opiniones externas, intentando no juzgar nada ni nadie, con neutralidad, con empatía.





Te sigo esperando con la certeza que todo llega en su momento justo y lo que tenga que ser será con la aceptación de lo que simplemente me toca vivir en esta vida.
Te espero sin esperar, y cuando llegue, quizás, con la incertidumbre de lo desconocido, seguramente volveré para jugar, sin más, con las mismas herramientas pero en otro lugar, con otro disfraz... hasta que llegue el día final, alcanzando mi último destino completamente en paz.

Somos y seremos Uno, siempre hasta el final...



sin comentarios
Regreso al contenido