Blog - Vidas de café

Vaya al Contenido

Saludar o no Saludar, That's the question!

Vidas de café


Quiero empezar este post con un gran saludo para todos, ¡H O L A!, (cosa que lamentablemente se va perdiendo).

¿Eres de los que saluda, o de los que lo ignoran?





Quizás hay gente que pueda sentirse ofendida pero para nada es mi intención. Dicho esto, comentar que alguna vez y hablando sobre esta cuestión (saludar), ha habido gente a favor, que lo encuentra muy normal por la educación recibida y otros que estan en contra, por qué si no te conocen ¿por qué tienen que saludar???

Cierto es, que más de una vez, inconscientemente y sumidos en nuestros pensamientos podemos estar despistados y no enterarnos...., pero respetando todas las opiniones, me viene a la cabeza, que también influye el entorno dónde residimos.

¿Vives en una ciudad o en un ambiente rural?

Claro está que al residir en pueblos pequeños, toda la gente, o al menos una gran mayoría, se conoce, y si viajas hacia un ambiente rural es muy posible que sientas que tú intimidad ha sido invadida, S.O.S- en los pueblos, todo el vecindario  (al menos una gran mayoría)  quiere saber acerca de tu vida.





 
Tienes todo el derecho del mundo a preservar tu intimidad, pero la desconfianza de sus gentes hará que quizás seas criticado por ello.

 
Hay que decir en su favor, que esta proximidad de la gente de pueblo:

 
  • * Permite obtener un saludo cada vez que te cruzas con alguien, sobre todo aquellas noches de verano cuando la gente se concentra enfrente de la puerta de sus domicilios a tomar el fresco, con el riesgo de acabar harto de tanto saludo cada dos pasos.

  • *Si te encuentras con algún miembro del pueblo que ha sufrido una caída o cualquier contratiempo, en seguida será atendido por el primer conciudadano que pase y todo el pueblo se enterará.
 
 
 

Ahora viajemos hasta un pueblo con una mayor cantidad de habitantes o hacia cualquier ciudad.

 
Ahí podrás gozar de más intimidad (aunque curiosamente estarás rodead@ de gente), no es necesario explicar nada de tu vida privada, sino quieres, claro está. Lo de la crítica de los que te rodean será inevitable (tod@s somos human@s), pero nunca será lo mismo que lo que tengas que soportar en un entorno rural.

En la ciudad el saludo es otra cosa, aquí solo lo recibes por parte de gente conocida, aunque a veces ni eso.

 
Me vienen muchas imágenes a la cabeza, subiendo a un autobús, entrando en un establecimiento, en un ascensor,....




 

Y si  ves alguien en apuros, lo más probable es que la gente mire para el otro lado (evidentemente dependiendo de cada situación), pero nadie quiere problemas, prefieren desconfiar en ese momento y aplicarse aquello de…. “ojos que no ven corazón que no siente”.

 

Concluyendo, podemos observar una cierta frialdad en las ciudades donde puedes pasar de tod@s manteniendo una cierta privacidad (con licencia para ignorar saludos), y por contra, percibimos una calidez más familiar en los pueblos saludando a diestro y siniestro a quién sea, pero sin poder pasar desapercibidos, así que, seguramente cualquier cosa que hagas acabará siendo de dominio público.
 

¿Y tú que prefieres? ¿Pueblo? ¿ciudad? ¿Pueblo y ciudad?
 
Y así despido esta pequeña reflexión con un hasta…., o mejor no……



sin comentarios
Regreso al contenido